Los crímenes diarios de raza y clase, ¿qué podemos hacer para ayudar los educadores?

Piensa cuando en los Estados Unidos los niños eran obligados a hacer trabajos horribles.

En algunas partes de nuestro país, esto sigue siendo algo que sucede constantemente.

¿Eran aquellos niños estadounidenses, culpables por el abuso que sufrían? ¿Lo son nuestros niños? ¿A caso los niños tienen el poder político o físico para acabar con este abuso?

rasicmo y escolaridad

¿O era y son los adultos responsables, los agentes creadores de este proceso, los únicos capaces de terminar con el trabajo infantil? Esto parece ser una pregunta tonta, con respuestas bastante obvias, pero cuando el racismo, el clasicismo y el sexismo son confrontados, muchos, tanto en México como en E.U. apuntan un dedo acusatorio contra las víctimas, invitándolas a ser ellos mismos quienes resuelvan las injusticias que sufren.

Ni la gente negra, morena, indígena, pobre, son los causantes del racismo por tanto, no pueden acabar con él. La gente pobre no causa la pobreza, y a pesar de lo que los conservadores de ambos países piensan, las personas en esta situación, no pueden salir de ella, con mera voluntad. Y las mujeres no somos las causantes de la cultura de la violación, ni de que nuestros sueldos sean inequitativos y tampoco somos culpables del abuso doméstico; tampoco podemos acabar con él.

No hay nada que sea justo en muchos de aquellos que tienen poder –físico, político, financiero, ideológico. Y aunque los E,U., ha casi logrado erradicar el trabajo infantil implementando leyes al respecto, (lo cual en México no se ha logrado, con o sin leyes, lo vemos todos los días en la calle y eso es lo que vemos, pero lo más aterrador es lo que no), sin embargo en los Estados Unidos, se siguen enfrentando con casos como los de Tamir Rice, un chico, un niño que fue asesinado a balazos por un oficial de policía. Tamir era un niño. Pero cuántas personas en nuestro país no sufren de un sin número de maltratos debido a su origen, ¿cuántos años hace que los indígenas son discriminados, abusados, despreciados, maltratados, explotados, en fin… Tanto adultos como niños?

A la mayoría de la gente en el poder no le importa en lo absoluto lo sucedido a Tamir, como a nuestras autoridades no les importan en lo absoluto las víctimas de tantas y tantas cosas. Tanto allá como aquí, aquellos en el poder siguen lanzando discursos, pero no mueven un dedo para cambiar nada.

 

racismo en escuelas

¿Cómo podríamos educar a nuestros chicos distinto?, ¿qué podríamos hacer como profesores para terminar con alguno de estos horrores?

Desde mi punto de vista, creo que es indispensable trabajar el sentido de comunidad en nuestras clases, construir grupos sólidos donde cada miembro sienta una cercanía y tenga un sentido de solidaridad y respetos por cada uno de sus compañeros. Para eso tenemos que conocernos y confiar los unos en los otros. Hay muchas dinámicas que podríamos implementar para ayudar a nuestros alumnos a conocerse y compartir sus gustos, orígenes, en fin… Podemos hacer juegos, arte, usar la creatividad para crecer juntos y terminar con la ignorancia que es lo que nos separa.

Creo que el camino es largo, pero como educadores debemos esforzaron y contribuir a que estos problemas mejoren, ayudar a que los niños crezcan con mentalidades unificadoras e igualitarias. Al menos creo que vale la pena intentarlo

De acuerdo con la ciencia, cómo debemos criar niños brillantes

“¿Por qué hay semáforos que tienen luces, rojas, amarillas y verdes?

Cuando un niño te pregunta una cosa de este tipo, tienen algunas opciones de respuesta. Puedes responder: porque sí; o puedes explicarle: el rojo significa que debemos detenernos y el verde es para avanzar. O puedes devolverle la pregunta y ayudarle a descubrir una respuesta, motivándolo.

Ningún padre, profesor o responsable de niños de cualquier tipo, tiene el tiempo o la paciencia para responder perfectamente a todas las oportunidades del tipo que señalamos. Pero un nuevo libro: Volviéndote brillante: Lo que nos dice la ciencia a cerca de criar niños exitosos, está diseñado para ponernos a pensar sobre la magnitud de estos momentos.

La coautora del libro Kathy Hirsh-Pasek, compara los retos a los cambios climáticos.

“Lo que hacemos con los niños pequeños hoy, tendrá repercusiones en 20 años”, dice. “Si no lo haces bien, tendrás un medio ambiente inhabitable. Esas es la crisis que veo.”

Hirsh-Pasek, una profesora en la Universidad de Temple y miembro de la Institución Brookings, es una distinguida sicóloga del desarrollo, con décadas de experiencia, como lo es también su coautora, Roberta Golinkoff de la Universidad de Delaware. Y con este libro, las dos están adelantando un nuevo marco de trabajo, basado en las ciencias del aprendizaje y el desarrollo, para ayudar a los padres a pensar en cultivar las habilidades que una persona necesita verdaderamente para tener éxito.

A continuación, un extracto de una entrevista con ellas.

pensamiento crítico

¿Qué las llevó a escribir este libro?

Golinkoff: Vivimos en un tiempo loco, y los padres están muy preocupados por el futuro de sus hijos. Reciben todo tipo de mensajes a cerca de que los niños deben alcanzar las máximas calificaciones en cierto tipo de exámenes. La ironía es, los niños podrían lograr esta calificación y no alcanzar el éxito encontrando un gran trabajo o convirtiéndose en una gran persona.

Estamos entrenando a los niños para que hagan lo que hacen las computadoras, lo que significa escupir datos. Y las computadoras siempre serán mejor que los seres humanos en eso. Pero en lo que no van a ser mejores, es en ser sociables, ni en navegar relaciones, siendo ciudadanos en una comunidad. Por tanto, tenemos que cambiar toda la definición de lo que significa el éxito dentro y fuera de la escuela.

El primer punto básico y el más central, es la colaboración. La colaboración es todo, desde llevarte bien con los demás, hasta controlar tus impulsos para que puedas tener buenas relaciones y no patear a alguien fuera del columpio. Es construir comunidad y vivir diversidad y cultura. Todo lo que hacemos, en el salón de clase o en nuestra casa, tiene que estar dirigido a construir estos fundamentos.

La comunicación es lo siguiente, porque no te puedes comunicar si no hay nadie con quien hacerlo. Esto incluye hablar, escribir, leer y ese antiguo pero perdido arte de escuchar.

La satisfacción se construye con comunicación. No puedes aprender nada, si no has aprendido cómo entender el lenguaje, o a leer.

El pensamiento crítico depende del los contenidos, porque no puedes navegar masas de información si no tienen nada hacia lo que navegar.

La innovación creativa requiere de saber algo. No puedes ser solamente un mono lanzando pintura contra un lienzo. Necesitas saber algo profundamente para poder crear algo nuevo. Y finalmente, confianza: tienes que tener la confianza para tomar el riesgo.

Golinkoff: No hay un empresario o científico pionero, que no haya fallado. Y si no apoyamos a los niños que se sienten cómodos tomando riesgos, no tendremos éxito.

Bueno, también entraron en lo que parece ser cuatro niveles de desarrollo, ¿no es así?

Golinkoff: Pensamiento crítico. Primero tienes que tener contenidos.

Mucha gente en sus escritorios en el trabajo, tienen papeles, libros, revistas esparcidos por todos lados. La información se está duplicando casa dos años y medio. Tenemos que descubrir cómo elegir y sintetizar la información que necesitamos.

Así que al Nivel 1 lo llamamos: verlo para creerlo. Si alguien te dice que hay cocodrilos viviendo en las cloacas de Nueva York, tú te lo crees.

En el Nivel 2, ves que la verdad difiere; hay múltiples puntos de vista.

Te enseñaron que Colón descubrió América, luego aprendiste que había narrativas alternas – los nativos americanos ya vivían aquí. Es en este momento donde el pensamiento crítico medio que empieza.

En el Nivel 3, tenemos opiniones. Todos hemos usado la frase “ellos dicen.” Eso te va a meter en problemas porque demuestra poco respeto hacia las evidencias o la ciencia.

En el Nivel 4, hablamos sobre evidencia, dominio, las complejidades de la duda.

E.O. Wilson, biólogo, uno de mis héroes, dice que nos estamos ahogando en información y morimos de hambre por falta de sabiduría. El pensamiento crítico es lo que nos lleva a los siguientes descubrimientos en esta área.

Ustedes también abarcan el tema de las oportunidades que tienen los padres, profesores y abuelos para cultivar esas habilidades. Háblenos de eso.

Bueno, si vas a tener un niños involucrado con el pensamiento crítico, no los vas a desanimar cuando te preguntan algo. No te vas a conformar con responder: porque sí. Los vas a animar a preguntarte más. Y quieres que entiendan cómo piensan otras personas.

pensamiento crítico1

Si ves a un vagabundo en la calle: ¿Qué crees que está pensando ese señor? ¿Cómo crees que se sientan de no tener un hogar?

Obtén el punto de vista de alguien más, para ayudarlos a reconocer que las cosas no son siempre lo que parecen. Eso los va a ayudar a entender el pensamiento crítico.

Bueno, eso me ayuda a mí a entender cómo todas estas habilidades se interrelacionan. Tomar perspectiva, lo que considero, un componente de la empatía, ustedes dicen que es también fundacional para el pensamiento crítico.

Hirsh-Pasek: Sí, la teoría mental es importante para poder hacer pensamiento crítico.

Uno de nuestros conceptos más grandes, es la amplitud. El aprendizaje comienza desde el vientre. Si echas una mirada a lo que tus hijos están siendo o no expuestos en la escuela, esto sugiere el tipo de experiencias que quieres que tus hijos tengan fuera de la escuela.

Puedo decir como madre, bueno, déjame pensar un momento -¿quién son yo como colaboradora? Son una chica metida en sí misma, o una que se adapta y colabora con su comunidad.

Cuando apuraba a mis hijos para que se vistieran y se fueran, estaba sola. Me hubiera gustado no estarlo. No hay gran problema en dejar que mi hijo elija lo que se va a poner. ¿A quién le importa si se va de cuadros y rayas?, permitamos que esa colaboración se de en nuestras rutinas diarias.

Y entonces, ¿cuánta comunicación se construye? ¿Contamos una historia conjunta o yo me leí el libro y listo? Es una muy buena idea la de autoevaluarnos. Podemos preguntarnos hacia dónde queremos crecer como padres.

Luego del mismo modo, podemos preguntarnos, ¿qué quiero para mi hijo? ¿Dónde está mi hijo ahora, y cómo puedo construir un ambiente en mi casa, que le permita al niño crecer con esta habilidad?

Muy bien, así que esto está realmente reforzando la idea del aprendizaje social, orientado al proceso y forma de relacionarnos. Se trata del cómo nos relacionamos con nuestros niños.

Golinkoff: La otra cosa que pienso que es crucial notar, es que estamos hablando de hacer cosas en el momento con tu hijo. Noten que no estamos hablando de comprar nada, ni de anotarlos en ninguna clase, y no tabletas. Estamos hablando de lo crucial que son las interacciones sociales entre un niño y padre y como esto realmente ayuda al niño a desarrollar las habilidades de las que hablamos.

Estamos particularmente preocupadas por la confianza. En la escuela, cuando motivan a los niños para que den una respuesta correcta, la gente puede hacer cosas que permitan que su hijo resuelva un problema de múltiples maneras: ¿Puedes pensar en formas distintas de hacer tu cama?

No cuesta nada y el niño está aprendiendo. “Tengo buenas ideas, puedo ser creativo y puedo demostrarte que tengo confianza en mí mismo.”

Y la cama queda hecha.

¡Eso también!

 

El peligro de la nostalgia en la enseñanza

“Este es el peor grupo que hemos tenido”.

Cuando estucho a un profesor decir esto, sé que esos estudiantes están en problemas: la persona encargada de su bienestar, del tono de su aula y de sus oportunidades de crecimiento, ha decidido que no tienen salvación. Tienen actúan como si tuvieran todo el derecho. No tiene respeto por la autoridad. Ni por ellos mismos.

Les advertimos a nuestros colegas: sólo espera a que el año que viene te toque este grupo.

Durante nuestros ratos libres, compartimos anécdotas. La cosa horrible que dijo uno de los alumnos, la forma en la que tal otro llegó vestido. Y mientras rumiamos las muchas formas en que nuestros estudiantes cometen faltas y errores, no podemos evitar caer en la nostalgia: No era así antes.

educación y nostalgia

En el grupo del año pasado…, cuando yo era estudiante…, en mi escuela anterior…

de la nada. Comienzan cuando algo va mal: una clase que no salió bien, un acto de agresión, etc. Aparecen obstáculos a los que nunca nos habíamos enfrentado. Enseñar se vuelve difícil y tratamos de hacer algo. Notamos cosas, comenzamos a ver patrones y generalizamos para ayudarnos a comprender lo que sucede. El primer paso para poder resolver un problema es diagnosticarlo.

Pero cuando nos conformamos con un diagnóstico como “los chicos de hoy”, y idealizamos el pasado y culpamos a la inferioridad colectiva de una generación, de nuestros problemas de enseñanza, sólo empeoramos las cosas.

Qué tiene de malo un poco de nostalgia?

Suena tan inocuo, ¿no? Nostalgia. Me hace pensar en esos comerciales, donde la abuela recuerda su infancia. Eso es mirar solamente los buenos tiempos. ¿Qué tiene eso de malo?

Depende completamente en el impacto que tenga: la nostalgia por el pasado se convierte tóxica cuando nos hace sentir desprecio por el presente. Y esa toxicidad entra en nuestras aulas, en formas muy destructivas.

Se alimenta de sí misma

El problema de comparar tu grupo actual con otro anterior, es que te hace ver las cosas de forma negativa. De modo que comenzamos a ver un comportamiento ordinario, como malo. Tratamos al grupo como si fueran delincuentes, o como si a todos les faltara motivación, o son todos narcisistas.

Entonces, comenzamos a encontrar más y más evidencia que apoye esa conclusión, lo que con el tiempo genera que nuestra profecía se cumpla y todos comiencen a comportarse como los vemos. Si varios profesores se reportan regularmente estos incidentes unos a otros, la visión se va materializando, haciendo cada vez más difícil que algunos de los estudiantes de estos grupos puedan ser vistos como individuos.

Bloquea la relación maestro-alumno

Construir una buena relación con nuestros alumnos es el factor más importante para que se produzcan buenos resultados. Y cuando decidimos que “este grupo” tiene alguna característica indeseable, comparado con el “otro grupo”, nos impedimos conocer a fondo a este grupo de individuos.

En su libro, Jim Sturtevant, previene a los profesores contra el impacto de la nostalgia y cómo esto puede afectar su habilidad para conectar con los estudiantes. “Cuando la nostalgia te aleja de los estudiantes, con los que has sido bendecido para influenciar, puede ser muy dañino. Este momento es todo lo que tenemos con cada estudiante”.

educación y nostalgia

Nos hace eludir nuestras responsabilidades

Si etiquetamos a todo un grupo de estudiantes como problemáticos, entonces tenemos una excusa. No soy yo, son ellos. Son sus padres. Es la sociedad. Este país. El mundo de hoy.

Pensar de estate modo es conveniente, porque significa que no tenemos que intentar nada. No tenemos que analizar nuestra forma de enseñar y no tenemos que encontrar los puntos que necesitamos mejorar. Significa que no fallamos. Tristemente, esto también significa que cualquier problema al que nos enfrentemos, nunca mejorará. E incluso si mejora, ciertamente no tendrá nada que ver con lo que nosotros hayamos hecho.

Esta es la cosa: puede que mucha de nuestra nostalgia sea verdadera, puede ser que los chicos de hoy nos representen más retos. Enseñar hoy, es mucho más duro de lo que era. Pero, ¿y qué? Si dejamos de tratar y comenzamos a contar los días que faltan para nuestro retiro, perdemos. Y también pierden los estudiantes. Tenemos que hacerlo mejor.

 

Lecciones islandesas: reflexiones sobre el sistema juvenil que logra el triunfo de sus estudiantes y deportistas

Incluso de antes de la inmensa sorpresa, la selección de Islandia ya había sorprendido al calificar milagrosamente en el grupo F (por encima de Portugal y Austria), y lo que hicieron con Inglaterra… Se han convertido en la historia del torneo. Con una población de 330,000, su calificación fue considerada como un pequeño milagro. Esto hizo que el periodista Jonathan Liew fuera a investigar. Escribió un artículo fantástico, sobre todo para aquellos que quieren comprender cómo desarrollar mejores jugadores.

sistema educativo islandés

Lo primero que Liew describe es la sorpresa que se llevó al ver el magnífico conjunto de edificios de primera clase que conforman las instalaciones

La primera casa del futbol, fue construida cerca del aeropuerto en Keflavik, en el 2000, y en los siguientes años, siete canchas interiores y cientos de pequeños campos multiclimáticos fueron agregados. Hay un campo artificial al lado de cada escuela del país.

 

Esto es tanto interesante como un distractor. Obviamente es absolutamente necesario en Islandia, tener instalaciones interiores y pasto artificial para poder extender la temporada de futbol. Y fácilmente se puede perder la escala del proyecto. Siete campos para una población de 330, 000, es proporcional a 6800 campos para una población como la de los E.U.

Pero la clave del asunto está en el costo de transacción. Un “costo” de jugar es el precio en el tiempo que lleva llegar y volver del entrenamiento. Mis hijas juegan en un equipo regional, porque quieren tener entrenadores profesionales. Esto significa conducir de 30-40 minutos cada práctica. Imaginen cuánto más podrían entrenar, cuántos más niños se unirían a este deporte, si hubiera entrenadores de alta calidad a 10 minutos de distancia. Podrían entrenar 2-3 veces más por semana. El costo de transacción, y especialmente el de tener entrenadores de alta calidad, es importante.

Uno de los islandeses entrevistados, hizo notar lo siguiente.

“La accesibilidad es lo que nos diferencia”, dice Dadi Rafnsson, el director del club de desarrollo de la juventud. “No tienes que ir muy lejos para encontrar buenas instalaciones. Entrenar no es caro. Y todo el mundo puede jugar”

Así que es la accesibilidad y no los edificios elegantes. Por tanto tener canchas cercanas, y esta es la clave, asegurar entrenamiento de óptima calidad, para todos los niños.

Uno de los entrevistados dijo:

Nosotros no elegimos a los niños a los 10 o 12 años. Este es el problema de las grandes academias. Los escogen demasiado jóvenes.  Ya he hablado de esto con anterioridad, pero en es que en este país apostamos demasiado pronto. Incluso los chicos no muy talentosos, son entrenados por entrenadores licenciados por la UEFA en Islandia. Los niños son tratados como si pudieran convertirse en los mejores, por lo tanto merecen mayores expectativas. Nadie es descalificado por calidad. Esto inmediatamente incrementa las posibilidades de tener más jugadores, porque alguno chicos fuero efectivamente, no muy bueno, pero otros, eran diamantes sin pulir. (Sin mencionar que todos los niños merecen un entrenamiento de calidad, incluso si el futbol no es lo suyo.

Liew dijo: Islandia no se propuso crear una selección nacional impactante. Ellos sólo querían que los niños aprendieran a jugar futbol. Todos ellos. Incluso los que no eran buenos.

Esto de nuevo nos lleva al tema central del entrenamiento. Los islandeses han hecho esta gran diferencia:

Junto con las nuevas instalaciones, vienen nuevos entrenadores. Tan sólo en Breidablik tienen 31. Hay un entrenador calificado de Uefa por cada 500 personas; en Inglaterra es uno por cada 5000. “Como no tenemos que pagar por las instalaciones, podemos invertir el presupuesto en entrenadores” dice Rafnsson. Y ser entrenador se ha convertido, hoy en día, en una carrera profesional viable.”

sistema educativo islandes

Muchos de los entrevistados en el artículo, describen al equipo de este año, como una especie de Generación de Oro, la cual no creen que se repita en un futuro cercano. En resumen, es el momento de oro de Islandia. Pero este momento se magnifica al pensar en el ángulo del sistema que manejan en el juego.

El artículo describe a un equipo hecho de “jugadores que no son solamente los mejores jugadores técnicos que el país ha producido, sino que también es un equipo compuesto por integrantes que han pasado por el mismo sistema”. Hablan el mismo idioma, entienden el juego a profundidad y cómo jugarlo de la misma manera. Tengo un amigo que trabaja con entrenadores de Rugby y dice que es un juego que se juega con el subconsciente. Con esto quiere decir que en este juego se tienen que tomar decisiones de una forma más rápida de lo que el conciente logra procesar. El futbol soccer es igual.

Sólo la exposición prolongada a las ideas, puede lograr que las ejecutes con la velocidad necesaria. Así que los jugadores islandeses no solamente están aprendiendo a coordinar bajo el sistema del entrenador, ellos han absorbido el sistema a lo largo de sus vidas como jugadores. Juegan con su subconsciente y hacen ajustes técnicos menores, quizá con la venia de sus entrenadores. Pero es interesante notar, que uno solo puede comenzar a hacer estos ajustes, una vez que la actuación ha empezado a decaer.

Yo pienso que algo muy similar sucede con el éxito que tiene el Barcelona. Cuando Cruyff llegó, alineó el sistema de juego partiendo del equipo más joven, hasta el titular, para que hubiera continuidad. La continuidad en equipos jóvenes, significa un desarrollo de la intuición, intuición compartida.

 

Cómo formar pequeños grupos dentro de la clase para lograr una escritura concentrada

educación personalizada 5

A los maestros les encantaría poder darles atención individualizada a cada estudiante, siempre que lo necesiten, pero salones con tantos alumnos, hacen de esta tarea una misión muy difícil. Como resultado, no es raro que los maestros pasen a nuevos conceptos, incluso cuando algunos de los estudiantes aún luchan por implementar los conocimientos que han sido cubiertos. Los educadores están trabajando para resolver este problema en diversas formas, algunos usando sistemas basados en sistemas de aprendizaje de competencias, que permite a los chicos moverse a su propio ritmo a lo largo del programa escolar y otros, haciendo lo mejor que pueden para lograr que los estudiantes que van adelantados trabajen de forma independiente, mientras ellos se enfocan su atención a los que más lo necesitan. Por eso queremos destacar los esfuerzos de Geneviève DeBose, para hacer un mejor trabajo al apoyar las diversas necesidades de aprendizaje en un salón de clases lleno de alumnos en una escuela pública. Ella es maestra de Lengua inglesa y artes en la escuela Bronx Studio para Escritores y Artistas en Nueva York. Un tercio de sus estudiantes o no hablan inglés como primera lengua o tienen dificultades en la escuela. Ella notó que muchos de sus estudiantes tenían problemas para citar evidencia textual y así poder apoyar sus análisis. En un experimento, DeBose, dividió a la clase en cuatro estaciones y llevó a tres profesores auxiliares para que la ayudaran a llevar la sesión.

DeBose, se enfocó a ayudar a los estudiantes a identificar eventos clave en el texto, para lo cual, les dio un separador de libros que tenían preguntas que los estudiantes debían hacerse a sí mismos, al tiempo que trataban de ubicar los eventos fundamentales para entender el texto y cuáles eran simplemente detalles. DeBose, también hizo uso de sus colegas tutores, cuya escritura mostraba que ellos comprendían la meta de aprendizaje, para que la apoyaran con el grupo.

educación personalizada6

 

Malas noticias para el método de aprendizaje: entrenamiento cerebral

Mejorar una habilidad en particular no es complicado. O por lo menos saber qué hacer para mejorarla (practicar), no es difícil, incluso si el hacerlo no es tan sencillo. Pero lograr mejorar en habilidades muy generales, la clase de habilidades que enfatizan muchas de las tareas que asumimos, resulta mucho más complejo. El grial entre estas habilidades generales, es trabajar la memoria, ya que se piensa es, un componente crucial de la inteligencia fluida. Los programas de entrenamiento cerebral prometen una amplia gama de mejoras cognitivas y usualmente ofrecen tareas que ejercitan la memoria, para incrementar su capacidad y/o eficiencia.

Entrenamiento cerebral

Declaraciones científicas que apoyan esta visión, han sido controversiales y parte de problema, es que muchos de los estudios que se han realizado, incluso aquellos que aclaman que estas metodologías poseen altos estándares, no han sido conducidos de un modo ideal. Generalmente la controversia nace luego de que se haya dado el suceso. Los investigadores dicen que ciertos programas de entrenamiento cerebral sirven, y los críticos señalan fallas en el diseño de los estudios que pretenden comprobar los beneficios de este tipo de dinámicas.

Un nuevo estudio ha examinado de forma más directa, la posibilidad de que las ganancias obtenidas con el entrenamiento cerebral se deben a efectos paliativos.

Cyrus Foroughi y sus colegas de la Universidad Geoge Mason, se dieron a la tarea de probar la posibilidad de que al saber que estás en un estudio que supuestamente mejora la inteligencia, esto impactará tu actuación en los exámenes más relevantes. La variable independiente en su estudio, fue el método de reclutamiento, el cual hicieron vía dos panfletos publicitarios distintos, por lo que atraían a distintos tipos de participantes: por tanto podías o no saber, que estabas anotándote en un programa de entrenamiento cerebral.

Todos los participantes pasaron por el mismo proceso experimental. Tomaron dos exámenes estándar de inteligencia fluida. Luego participaron en una hora de trabajo de entrenamiento de memoria.

Incluso aquellos que abogan por el entrenamiento cerebral, estarían de acuerdo en que una sola hora de práctica no es suficiente para producir ningún efecto medible. Sin embargo, los sujetos que creyeron que el entrenamiento cerebral lo haría más inteligentes, mejoraron. Los sujetos de control, no.

Es bien sabido que los marcadores de los exámenes de IQ son sensibles a incentivos (por ejemplo, la gente sale mejor, si le pagan). La gente del grupo placebo, puede que se esmere más en el segundo examen de IQ porque saben cómo se “supone” que tiene que resultar este experimento e inconcientemente tratan cumplir. Este creencia de que el entrenamiento pudo haber sido o implantado por el panfleto o el panfleto pudo haber sido un dispositivo cribado, que sirvió de señuelo para la gente que cree que el entrenamiento cerebral funciona, sin embargo, no atrajo a la gente que no cree en los experimentos de entrenamiento cerebral.

entrenamiento cerebral1

La mayoría de los estudios que se han publicado sobre entrenamiento cerebral, no reportan si es que los participantes fueron reclutados de modo que el propósito fuera claro. Foroughi y sus colegas, contactaron a los investigadores de 19 estudios publicados y encontraron que en 17 de estos, los sujetos conocían el propósito de el estudio.

Es importante remarcar que este experimento no muestra de forma concluyente que el entrenamiento cerebran no pueda funcionar. Demuestra que los efecto placebo son fáciles de obtener en este tipo de investigaciones. Me atrevo a decir, que es un problema aún más dramático de lo que los críticos han expresado, y más que nunca, la responsabilidad de demostrar que este método realmente funciona, está en los que abogan por él.

 

“More” No puedo encontrar el “menos”, en el medio de “tanto”

No he escrito mucho desde que volví de Finlandia, donde me convertí en el campeón del concepto finlandés: más es menos. La verdad es que no tardé mucho en darme cuenta de que no podía hacer funcionar el “menos” finlandés en medio de nuestro típico “más”. A las pocas semanas de haber vuelto fresca, rejuvenecida y libre de preocupaciones, me sentía más comprometida, ocupada y estresada que antes de mi viaje.

En poco tiempo estaba de nuevo metida en una vida súper ocupada. Así que estaba demasiado ocupada y exhausta como para escribir. No tenía tiempo, energía o la calma necesaria para producir una escritura que valiera la pena. Los días de mi tranquila y silenciosa vida finlandesa, de auto reflección e introspección, se habían terminado, sustituidos por días de carreras, almuerzos de diez minutos y juntas eternas.

la educación en finlandia

Olvidando todo lo que observé y amé en los salones de clases finlandeses, me sentí de vuelta en el remolino de nuestro estilo de vida, que a veces no deja respirar. Todos los días tengo una enorme cantidad de estudiantes, muchas clases y pesan sobre mí enormes expectativas y demandas. Comencé a consumirme de nuevo. Estaba trabajando más de doce horas al día entre mis clases y el tiempo extra evaluando trabajos y exámenes.

Me di cuenta rápidamente de que la mentalidad finlandesa no se ajusta al trabajo que hacemos en nuestras escuelas. Intenté algunas de las ideas que observé en mi viaje, con mis alumnos, traté de dejarles menos tareas, traté de adoptar el concepto de “menos es más” a mi enseñanza y en mi salón de clases, pero no funcionó. Nuestra sociedad ha creado una estructura que está muy integrada a nuestra cultura competitiva, para que la mentalidad finlandesa sea efectiva.

Y siendo honesta, tampoco supe cómo adaptar mi forma de enseñar. Me tomó tres horas de vuelta en la escuela, para volver a sentir el peso de los contenidos del programa que se espera, que yo cubra en un año. Había olvidado cuánto se les exige aprender a los estudiantes en tan pocos meses.

Pronto me di cuenta de que el ritmo finlandés, no iba a funcionar en nuestra cultura centrada en nada más que resultados. Si quiero que mis estudiantes tengan éxito dentro de nuestra sociedad, tendré que apurar el paso. Tendré que hacer más, no menos. Me avergüenza admitir lo rápido que volví a caer en la asquerosa obsesión de los exámenes y sus resultados.

Al final, nuestro corazón y espíritu es competitivo. Aquellos que han logrado tener éxito en este país son los que más han trabajado y se han esforzado hasta su máximo límite. Ellos realmente han hecho más, no menos. Como profesores, se nos pide que exijamos excelencia de nuestros estudiantes y que los impulsemos a competir y convertirse en los mejores. Esta mentalidad no existe en Finlandia, pero es imposible de remover de nuestra cultura.

Nuestros estudiantes de verdad son notables. Realmente lo que les pedimos y esperamos de ellos es muchísimo. Tienen entre siete y ocho clases al día, tarea, prácticas deportivas, clases de violín y se espera que saquen dieses y que mantengan una vida social normal. Estos son estándares casi imposibles para los adultos, debiéramos pensar un poco más en eso.

Continuamente me siento culpable por presionarlos tanto, los nuevos estándares exigen que los estudiantes de secundaria piensen como estudiantes de doctorado. De mi se espera, no me presionan, que los guíe en ese proceso de pensamiento, sin importar si ellos están preparados para un nivel de pensamiento así de alto. Los estándares parecen imposiblemente altos.

Sin embargo, me recuerdo todos los días que los estoy preparando para formar parte de una fuerza laboral que demanda y espera demasiado de ellos. Es nuestra cultura. Nuestra identidad. Enseñamos a creer que si trabajas lo suficientemente duro, y haces y logras lo suficiente, eventualmente te elevarás a la cima. La cima de qué y para qué, nadie lo sabe. Pero la cima es lo mejor, ¿no es cierto?. Quizás no.

Así que intentar borrar nuestra cultura por completo de nuestras aulas sólo lastimaría a los estudiantes. Si van a ser exitosos dentro de la sociedad, tienen que aprender a lidiar con situaciones de mucho estrés. Tienen que aprender a apuntar alto y trabajar duro.

la educación en finlandia 2

Como se demuestra en Finlandia, esta filosofía de ultra-competitividad en la educación, no es necesariamente el mejor método. Realmente creo en la mentalidad de menos es más. El problema es que, hasta que no cambiemos las expectativas sociales y nuestro amplio sistema de educación, esta mentalidad finlandesa no va a funcionar. El estado, la nación e incluso los padres de mis alumnos, piden que presione a mis alumnos para que alcancen sus máximos potenciales. No soy una buena maestra a menos de que los haga trabajar duro y los impulse a ser los mejores.

Nosotros no educamos para la media (los estudiantes promedio que asistirán a la universidad), como lo hacen los finlandeses. En lugar de esto, nuestros estándares apuntan a lo más alto. Ponemos expectativas que son tan altas, que solo unos cuantos elegidos, son capaces de alcanzar. El resultado es que tenemos un grupo de académicos de élite y un grupo enorme que se pierde en la oscuridad. La educación refleja la sociedad y mientras que somos muy buenos para llevar a un grupo de estudiantes a sobresalir en la vida, también estamos dejando atrás a aquellos que no son capaces de satisfacer las demandas y expectativas.

Tenía grandes esperanzas para remediar esta triste verdad, pero fallé miserablemente. Intenté incorporar la mentalidad finlandesa en mis salones de clases, sin embargo, perteneciendo a esta cultura, pronto sentí que le estaba fallando a mis estudiantes. Tenía este insoportable sentimiento de que era una mala maestra, por no empujarlos y retarlos a pensar de modo más crítico, hacerlos resolver más problemas y cubrir más temas del programa. En verdad sentí que no estaba haciendo mi trabajo y que ellos no estaban aprendiendo lo suficiente. Y entonces, antes de darme cuenta, ya había abandonado mi mantra y caído de lleno en la mentalidad del más es más.

 

Hablando de idiomas

Mientras que la necesidad de ser bilingüe y trilingüe va en incrementando como requisito para obtener trabajo, cada vez hay más puestos que requieren profesionales en lenguajes como japonés, portugués, japonés y mandarín. Es fundamental que la instrucción de lenguas de todo el mundo se adapte para que pueda cumplir tanto las necesidades intelectuales como las emocionales y también las preferencias de aprendizaje de los estudiantes de hoy.

A edad temprana, los estudiantes se desarrollan con el aprendizaje que es interesante, desafiante y dinámico. Los estudiantes del siglo XXI, aprenden de un modo distintivamente diferente a como lo hacían las generaciones previas. Son expertos en el universo digital desde muy pequeños, aprenden haciendo, están instantáneamente conectados con gente alrededor del mundo a través de la tecnología y la tecnología móvil garantizas que el aprendizaje sea más accesible que nunca antes.

estudiar idiomas

Actualmente el porcentaje mexicanos en edad adulta que son competentes en alguna lengua extranjera, por haberla estudiado en la escuela, es bajísimo. Y el porcentaje de estudiantes universitarios que estudian alguna lengua, no es mucho más alto.

La tecnología puede jugar un papel significativo en el cómo podríamos ayudar a los estudiantes de idiomas a desarrollar las habilidades necesarias para ser exitosos en el mundo laborar de hoy. En lugar de las clases tradicionales, los programas de aprendizaje semipresencial combinan los beneficios de la guía de un profesor, con contenidos atractivos e instrucción vía digital y en línea. Los estudiantes pasan un cierto tiempo a la semana conectados, tienen acceso a las soluciones en línea, aplicaciones, páginas Web y programas de audio y video a través de sus dispositivos móviles a cualquier hora y en cualquier momento.

Al incorporar soluciones de aprendizaje en línea en nuestros programas, los profesores pueden dar instrucciones dentro del aula e introducir en sus clases contenidos atractivos, que los estudiantes pueden aprovechar y poner en acción. Mientras que los estudiantes trabajan en línea, los profesores pueden monitorear sus pantallas en tiempo real, lo cual les ayuda a identificar dónde están teniendo problemas los estudiantes y les permite darles ayuda personalizada de inmediato.

aprender idiomas

La integración de tecnología de este tipo en las clases de idiomas otorga muchos beneficios. Involucra y motiva a los estudiantes a aprender y les da la oportunidad de usar sus habilidades de lenguaje para un propósito internacional real. Con la ayuda de los software de reconocimiento lingüístico, los estudiantes pueden practicar su pronunciación y recibir correcciones en tiempo real, sin sentirse extraños al hablar frente a sus compañeros. Quizá lo más importante es que la tecnología es adaptable y le permite a los maestros llegar a los estudiantes con todo tipo de habilidades y darles la atención e instrucción personalizada, que cada uno requiere para aprender una lengua a su propio ritmo.

Con el poder de la tecnología, podemos los profesores alrededor del mundo reciben ayuda a través de programas de aprendizaje de idiomas y ayuda a los estudiantes a empezar a pensar y hablar en sus nuevas lenguas desde el principio.

 

Una razón de peso para un aprendizaje fuera de lo común

No es que nuestros estudiantes estén aprendiendo de forma distinta per se, pero el ambiente en el que están aprendiendo es dramáticamente distinto.

Eric Sheninger’s newest book, Uncommon Learning: Creating Schools That Work for Kids,

Hoy en día las escuelas se enfrentan a nuevas demandas que surgen de una economía global y con estudiantes que están mucho más conectados que nunca con su entorno. Mientras que el mundo ha cambiado, las escuelas permanecen casi iguales en lo que concierne a su estructura y métodos pedagógicos. En el nuevo libro de Eric Sheninger: Aprendizaje fuera de lo común: Creando escuelas que funcionen para los niños, el autor no solamente explora los cambios que son absolutamente necesarios para llenar las necesidades de nuestros estudiantes de hoy, sino que también comparte procesos estratégicos e ideas para convertir la teoría en una realidad.

Nuevas formas de aprenderA lo largo del libro, Sheninger da ejemplos concretos acerca de su escuela anterior, la preparatoria New Milford. Cada capítulo habla de investigaciones y modelos para el cambio, con ejemplos y fuentes que permiten comprender cómo se ha ido implementando. Al final de cada capítulo, el autor enlista consejos para nuevos métodos. Cada escuela y cada clase, puede explorar estas ideas con la intención de construir un aprendizaje fuera de lo común.

Aunque hay muchas iniciativas que pueden ser implementadas en nuestras escuelas, empezar a ofrecer a los estudiantes la oportunidad de crecer y aprender en formas distintas, es sólo rascar la superficie de un tema mucho más importante en el libro, que habla de cambiar la cultura de nuestras escuelas y utilizar la tecnología como una herramienta que aumente el aprendizaje. El autor enfatiza en este punto continuamente, poniendo a la buena pedagogía por encima de la tecnología en cada proceso estratégico. La tecnología debe ser una herramienta que aumente los resultados de aprendizaje y cuando se usa apropiadamente, no es la herramienta lo que cuenta, sino el aprendizaje y las experiencias que les proporcionamos a nuestros estudiantes.

 

La pedagogía siempre supera a la tecnología, Eric Sheninger

El autor comienza el libro con una descripción muy clara acerca de los retos a los que se enfrentan las escuelas en este momento, compartiendo la importancia de cambiar de lo que fue la época industrial, lo cual significa cambiar de un modelo de sumisión y obediencia a un modelo de aprendizaje con oportunidades realmente auténticas y relevantes, que, aunque poco común al principio, se convertirá en algo común, una vez que nuestras culturas escolares hagan el cambio. Sheninger explora las excusas que hace frecuentemente algunos educadores, enfrentándolos con la noción transparente de que nuestros estudiantes necesitan de una experiencias mucho más significativas en la escuela para que puedan descubrir y aprovechar sus pasiones, aprendizaje y oportunidades de crecimiento. Por supuesto, los educadores tienen que querer cambiar su forma de educar, comenzando desde adentro y no con imposiciones externas. Sólo entonces, las iniciativas que él describe en su libro podrán formar parte de los componentes de la cultura de la escuela. Un shock cultural es necesario para que el aprendizaje poco común se convierta en la norma, no en la excepción.

Incrustados a través de cada iniciativa y ejemplo que da en el libro, el transformar la escuela y la cultura de aprendizaje, es lo que prevalece, ya que este es el concepto básico del aprendizaje poco común. “La premisa de el aprendizaje poco común, es incrementar la relevancia, agregar contexto, adquirir y luego aplicar habilidades esenciales, construir conocimiento nuevo y potenciar una alfabetización crítica. Sin importar los estándares de los que eres responsable, las iniciativas del aprendizaje poco común, con o sin tecnología, pueden ser integradas ininterrumpidamente para generar un aprendizaje más profundo”.

nuevas formas de aprender 2

 Aprendizaje digital en los programas de educación

El autor comienza con el aspecto más importante del aprendizaje poco común –un fuerte adiestramiento inculcado con herramientas digitales. En este capítulo resalta que, investigaciones recientes demuestran claramente el papel positivo que una integración efectiva de la tecnología, puede tener en el desarrollo y resultados de los estudiantes. Y da ejemplos de múltiples modelos pedagógicos que muestran como implementar lo anterior de modo interesante. Él define el aprendizaje digital, luego detalla algunos marcos que pueden ayudar a una implementación exitosa. Comparte pasos de cómo pueden construir educadores y escuelas, comunidades digitales.

 

Aprendizaje virtual y semipresencial

Ambos modelos se describen en este capítulo, una vez más con ejemplos muy claros de educadores que están implementándolos en este momento y nos muestran cómo están transformando sus prácticas, para poder ajustarse a las necesidades de sus estudiantes. Estas experiencias de aprendizaje poco común, se fundamentan en la personalización, colaboración, ritmo y diferenciación, usando tecnología como un medio para llenar las necesidades de los alumnos.

En resumen, este es un libro que toda escuela, profesor y líder en educación, debe leer. Sheninger enfatiza en el cambio cultural que debe acontecer en nuestras escuelas para que nuestros estudiantes puedan desarrollarse en el futuro. Junto con el apéndice que está lleno de recursos, el autor nos da ejemplos concretos que pueden florecer en toda escuela, haciendo del aprendizaje poco común, algo cotidiano para los alumnos. Desde sus ejemplos personales hasta los de aquellos que lo han inspirado, llama a los líderes a la acción. No solamente describe a profundidad las iniciativas, sino que también se enfoca en la estrategia y los planes para hacerlo posible. “Es momento de que creemos escuelas que le funcionen a nuestros estudiantes en oposición a aquellas que han funcionado tradicionalmente a los adultos… Ahora depende de ustedes convertirse en el cambio que quieren ver dentro de la educación”

 

 

Los fundamentos del aprendizaje que todo estudiante merecen

La Academia Anastasis, es una pequeña escuela privada, que se inició gracias a los esfuerzos de Kelly Tenkely, quien desde hace mucho años, quería poner en práctica muchas de las condiciones ideales que todos los estudiantes necesitan y merecen. En esta escuela se han implementado modelos, prácticas y creencias sobre el aprendizaje que podrían cambiar el ambiente de estudio para todos los niños, de un modo sumamente positivo.

Estas son sólo cuatro, de las creencias sobre el aprendizaje, que toda escuela necesita tener:

  • Todo el aprendizaje está interconectado:

Un aspecto del aprendizaje en el que muchos educadores creen, pero les cuesta mucho implementarlo, es la creencia de que lo que enseñan en sus clases, está conectado con todo el demás conocimiento que están adquiriendo los estudiantes en sus demás clases. A veces es difícil conectar las distintas materias y mucho más sencillo, verlas de forma aislada.

escuelas maravilla

Pero la realidad es que todo el aprendizaje está interconectado. Esto es algo que tanto los alumnos como los profesores de la Academia Anastasis, aceptan y acogen todos los días. No piensan en conceptos aislados e individuales. No hay una clase de matemáticas y una de historia, los estudiantes aprenden por temas, muchos de los cuales, eligen ellos mismos.

Cuando nosotros mismos aprendemos que el aprendizaje no está aislado, ¿por qué seguimos enseñando de ese modo? Si queremos mejorar la educación, tenemos que darnos cuenta de que todo está conectado.

Este tipo de aprendizaje interconectado es único en esta escuela, pero podría hacerse en cualquiera, con cualquier tema y cualquier tipo de estudiantes.

  • El aprendizaje se da como parte de una gran comunidad:
    En Anastasia los estudiantes hacen viajes y visitas casi cada semana. Los pequeños visitan a sus amigos en el asilo de ancianos cercano. Pero hay otros estudiantes que van en misiones de rescate para alimentar a los vagabundos, van a los jardines comunicaros a ver cómo pueden replicarlo en su propia comunidad y muchas cosas más. Los alumnos pasan casi el mismo tiempo dentro de sus salones de clase trabajando en objetivos individuales, como afuera, en su comunidad, trabajando para entender el lugar que ocupan dentro de la misma.
    Los niños necesitan tener oportunidad de servir y aprender lo que es estar en una comunidad, fuera de sus salones de clase y de la escuela. Quizá no todas las escuelas tengan la posibilidad de enviar a sus estudiantes a visitas semanales, pero la idea de aprender en el contexto mayor de una comunidad, es algo que puede ser adoptado por todas las escuelas.

 

  • El aprendizaje personalizado es central en la educación:

Con la llegada y la adopción de tecnología dentro de las aulas, pareciera ser que no podemos escapar a la palabra: personalización. El acceso en línea a los recursos de enseñanza, emparejado con la tecnología que los estudiantes manejan, debería de hacer del aprendizaje algo personal. Aunque esto ha sucedido hasta cierto punto, estamos muy lejos de una verdadera personalización dentro de los salones de clase.

Los estudiantes de Anastasia, no. Cuando un estudiante entra en esta escuela, se le hacen una serie de preguntas, que ayudan a los profesores a comprender, qué tipo de aprendiz es. Esto no sólo les ayuda los maestros y al personal correspondiente a formar grupos de alumnos que aprenden de forma similar, sino que apunta a ayudar a los estudiantes a comprender cómo es que aprenden mejor. Una vez que estos rasgos individuales de aprendizaje son descubiertos por el estudiante, puede comenzar a comprender, las circunstancias en las cuales puede aprender mejor. Y el uso de estos perfiles, ayuda a los educadores a construir el mejor ambiente de aprendizaje para cada alumno. Una vez que sabemos lo que mueve y motiva a un estudiante, es mucho más fácil ayudarlo a aprender y crecer.

Esto también es algo que podría hacerse en cualquier escuela, en cualquier parte.

 

 

escuelas maravilla 1

 

  • La curiosidad induce al aprendizaje:

Como parte de este compromiso para personalizar la educación, los estudiantes en Anastasia, trabajan alrededor de cuestiones más amplias de conocimiento, en lugar de conceptos individuales. Por ejemplo, una jovencita crea una página web, que es parte de un proyecto relacionado con la desigualdad de género. Tiene nueve años.

A lo largo del año, los estudiantes eligen las problemáticas que quieren examinar en detalle. Muchos de ellos eligen conceptos que son difíciles de investigar y comprender, incluso para los adultos. La pena de muerte, la inestabilidad económica dentro de su comunidad, política, guerra nuclear y la lista sigue. Y esto no sucede solamente en los salones de los estudiantes más grandes, los pequeños también tienen voz con respecto a lo que quieren aprender.

Y no solo se trata del problema que ellos quieren aprender, sino del método en el que lo hacen. En uno de los salones, los estudiantes estaban investigando algunos principios de diseño relacionados con la física y decidieron construir una montaña rusa. Lo que es único, fue que no había un solo maestro a la vista. Estaban usando serruchos, taladros, todo tipo de herramientas ellos solos.

Una vez más, lo anterior no es algo que no pudiera ocurrir en cualquier escuela. Admitimos la transición a alumnos completamente autónomos, es difícil para la mayoría, pero incluso sólo permitirle a los estudiantes elegir sus propios caminos de descubrimiento, puede lograr mucho.